miércoles, 4 de febrero de 2009

El largo Sueño de la Ardilla


FELICIDAD y otros valores que se derivan del cuento: AGRADECIMIENTO, CARIDAD, SERVICIO, AMOR, SINCERIDAD
La ardilla no siente el frio. Está acurrucada en su nido. Sueña, y en el exterior cae la nieve. Ella continúa durmiendo. Sueña que es un caballo.
- Si fuera un caballo, iria más deprisa que el viento. Con mis cascos haria cataplic-cataploc, tan fuerte que asustaria a todos los animales. Saltaria todos los obstáculos y tendría una cola muy larga para ahuyentar las moscas.
!Oh, si fuera un caballo...! Pero si fuera un caballo, tendría que llevar gente a la espalda, o quizás arrastrar un carro pesado y cargado...No quiero ser caballo: sería muy cansado!
La ardilla se da media vuelta intranquila en su madriguera. Se vuelve hacia la izquierda y continua durmiendo. Sueña que es una tortuga.
- Si fuera una tortuga, también dormiria en invierno. En verano caminaria paso a paso por todos los lugares. Comería cosas dulces como los brotes tiernos de la lechuga, los tomates maduros, las cerezas rojas que caen del cerezo o las fresas exquisitas. Si alguna vez tuviera miedo, me escondería dentro del caparazón y nadie podría hacerme daño.
!Oh, si fuera una tortuga...! Pero si fuera una tortuga, nunca podría correr no saltar...!No quiero ser tortuga, sería demasiado aburrido!
La ardilla se da media vuelta, intranquila en su madriguera. Se vuelve hacia la derecha y continua durmiendo. Sueña que es una trucha.
- Si fuera una trucha, estaría todo el día nadando. Chip-chap. Dormiría en una cama de algas y haría largos viajes por el río. Sentiría siempre el murmullo del agua como una música y nungún cazador me apuntaría con su escopeta.
!Oh, si fuera una trucha...! Pero si fuera una trucha, nunca sentiría el calor del sol encima de mi piel, ni el viento ahuecaría mi pelo, y los pescadores me darían miedo...!No quiero ser trucha, sería demasiado húmedo!
La ardilla se da media vuelta, intranquila en su madriguera. Se vuelve hacia la izquierda y continua durmiendo. Sueña que es una araña.
- Si fuera una araña, no me darian miedo ni los pescadores ni los cazadores. Estaría todo el día hilando. Hilaría telarañas que serían un cepo. Con la lluvia y el rocío en mis telarañas haría collares de perlas; incluso hasta las reinas me tendrían envidia.
!Oh, si fuera una araña...! Pero no tendría huesos, y cualquier cosa me podría aplastar, y eso sería muy triste. !No quiero ser una araña, es muy frágil!
La ardilla se da media vuelta, intranquila en su madriguera. Se vuelve hacia la derecha y continua durmiendo. Sueña que es un faisán:
- Si fuera un faisán, volaría por encima de los árboles y de las nubes. Comería toda clase de granos y semillas, sabría cantar. Tendría un plumaje precioso.
!Oh, si fuera un faisán...! Con la nieve del invierno tendría mucho frío, me darían miedo los perros y los cazadores, y siempre habría señores que querrían ponerse mis plumas en su sombrero. !No quiero ser faisán, su vida es una pesadilla!
La ardilla se da media vuelta, intranquila en su madriguera. Se vuelve hacia la izquierda y continúa durmiendo. Sueña que es un niño:
- Si fuera un niño, podría correr y saltar, cantar y bailar, jugar y nadar, quién sabe cuántas cosas más...No me darían miedo los hombres ni los animales. No tendría frío en invierno, porque llevaría un jersey de muchos colores que me habría hecho mi madre...
!Oh, si fuera un niño...! No podría estar todo el día en el bosque, ni saltar de un árbol a otro, ni ser tan dormilona: tendría que ir al colegio. !Uf, eso no es para mí!
La ardilla se despierta y dice:
- Soy una ardilla, tengo una cabeza pequeña, con las orejas muy derechas y unos ojos muy redondos y vivarachos. Mis patas son pequeñas, pero muy fuertes. Puedo saltar y correr con ligereza. Mis uñas son duras y curvas y sirven para todo. Tengo un pelo áspero, brillante y de un bonito color. Mi cola es larga, larga, tan larga como largo es mi sueño en invierno. !Hecho!, estoy muy contenta de ser una ardilla.
La protagonista es una ardilla que sueña con todos los seres que desea ser. Se entusiasma fácilmente con cualquier personaje mientras va admirando todas y cada una de sus cualidades, pero cambia de parecer en cuanto descubre las limitaciones o desventajas de los mismos personajes.

Por Francisca Camañ, Voluntaria

3 comentarios:

francisca dijo...

MUCHAS GRACIAS POR PUBLICARLO

Yolanda A. dijo...

Francisca Gracias por tu aportación. Cuando quieras, las puertas del Blog están abierta.
un abrazo, Yolanda

ernesto dijo...

gracias a dios,me siento afortunado como soy.....bueno no exactamente...pero no renuncio a serlo