jueves, 23 de abril de 2009

En la Variedad está el GUSTO


Los discípulos se reunieron por fin, se pusieron de acuerdo y presentaron todos juntos su petición al maestro. Se aburrían. La vida en la escuela del maestro era digna, ordenada, útil, beneficiosa.Pero era aburrida. Todos los días levantarse a la misma hora, bañarse en el mismo río, sentarse bajo los mismos árboles, comer la misma comida. Se aburrían.
Y decidieron pedirle al maestro que tratase de traer cierta variedad a la vida en su escuela. No querían marcharse, y creían que el tener cierta variedad en la vida les ayudaría a continuar en la escuela con mayor alegría y aprovechamiento. Así se lo dijeron, y así lo entendió él y prometió hacer lo que pudiera. Pero nada se anduvo y las cosas siguieron lo mismo. Se impacientaron los discípulos y se presentaron otra vez al maestro con la misma inquietud. El maestro explicó: "Desde que me expusisteis vuestro deseo, no he hecho más que fijarme en cosas en las que encontrar variedad.
Y creo que lo he conseguido. Fijaros: cada salida de sol es distinto, con nubes de distintas figuras y cielos de distintos colores. Es verdad que nos bañamos todos los días en el mismo río, pero el agua de hoy es distinta del agua de ayer, y nunca es igual su corriente, sus juegos a los del día anterior.
Los árboles bajo los que nos sentamos son los mismos, y los pájaros que en ellos cantan, pero los vientos que mueven las hojas cambian su movimiento en cada instante, y los cantos de las aves y sus vuelos y sus piruetas son el resultado espontáneo de su talante en cada momento. La comida es la misma cada día, pero si os fijáis bien no hay dos granos de trigo iguales, y la leche de una vaca es distinta de la de otra si sabéis fijaros, y un plátano nunca es del todo igual a otro.
Os digo más: si buscáis la variedad en el cambio artificial, en tener cada día un menú y cambiar cada día el horario, pronto os cansaréis de los menús y de los horarios multiplicados como ahora os quejáis de los únicos. La variedad es esencial en la vida, pero la verdadera variedad hay que buscarla por dentro, en la novedad de cada momento de nuestra existencia en sí mismo, no por fuera en programas impuestos de variedad aparente pero engañosa. Todo cansa cuando queremos variarlo, y todo satisface cuando sabemos gozarlo. Esa es mi lección hoy".

Carlos G. Valles, S.J. en Vida Nueva


1 comentario:

ernesto dijo...

realmente nos vemos retratados en el cuento yo en mis oraciones le digo al Señor ayudame Seññor,porque soy ciego sordo y estupido.
Nos aburrimos por no apreciar mas lo q el nos da....muy bueno