sábado, 2 de mayo de 2009

MAYO: Ingenio

El ingenio es una de esas cualidades que unos deslumbra y en otros hay que buscar con lupa. Sin embargo, hay que plantearse la vida intentando aportar nueva luz. No vale conformarse con lo mismo de siempre. Para eso sirve el ingenio. Hay que despertarse.


Entre la torpeza y el ingenio caminamos por la vida. Alguien puede pensar que ésta es una afirmación rotunda y poco contrastada pero parándose a ver la propia vida, el acierto en algunas decisiones, el fracaso en otras, se constata que no es tan descabellada.

El ingenio es necesario. La creatividad es una asignatura ineludible en todos los campos de la vida. Cierto es que no es nada fácil abrir un nuevo sendero, pues eso trae consigo la tarea de desbrozar el camino, de marcar una ruta y elaborar un plan. Y no estamos hablando de ilusiones. No se trata de emborronar papeles. Digamoslo una vez más: En la vida el ingenio es necesario.

En el seguimiento de Jesús también tenemos que ser ingeniosos. Jesús recomendaba a sus discípulos que fuesen «astutos como serpientes y sencillos como palomas» (Mt, 10, 16). Hemos de ser astutos, avispados, listos. Cada época trae consigo una serie de dificultades a la hora de evangelizar. No vale la pataleta ni la queja permanente, sino la audacia y el ingenio para evangelizar y presentar un mensaje de alegría a los hombres y mujeres de hoy. Los lamentos, las quejas, las excusas son el alimento de los torpes encadenados al retrovisor, su espejo favorito, en el que encuentran seguridad.

En la historia de la Iglesia encontramos personajes que leyeron bien las páginas del evangelio, que entendieron que seguir a Jesús era sinónimo de dinamismo, de abrir senderos, de trazar rutas. Por muchas de ellas, muchos años más tarde, seguimos transitando nosotros pero también nosotros tendremos que, al menos, intentar abrir algún sendero.

1 de mayo de 2009. Quizá muchas cosas ocupen ahora mismo tu cabeza. Puede que pienses que ya tu época pasó o quizá pienses que eres demasiado joven para asumir esa responsabilidad. Vivir con ingenio no tiene edad. La vida nos presenta nuevas oportunidades cada día que no debemos desaprovechar. No podemos ser conformistas, torpes, cómodos. Hay que sacar brillo al ingenio, a la creatividad. Desde luego que es una vida más tranquila la del torpe pero también es una vida más aburrida y más vacía. Mes de mayo, mes del ingenio. ¿te apuntas?


Roberto Sayalero Sanz

Imprimir

No hay comentarios: