domingo, 7 de marzo de 2010

MUCHISIMAS GRACIAS

Dar las gracias (gesto cada vez más infrecuente) supone unas cuantas cosas. Una, admitir que nos llega algo valioso de fuera (de los demás, del mundo), algo que nos viene bien y que, sin embargo, no depende de nosotros. Otra, que hay alguien que quiere un bien para nosotros. No todo es negativo, no todos los hombres, como decía la conocida frase de Hobbes, son lobos para el hombre, sino que alguien que rompe esta cadena de maldades. Una tercera cosa: esto valioso que nos llega se nos da gratuitamente, es decir, sin esperar una recompensa inmediata a cambio. Aunque sea difícil de concebir, existe la gratuidad; no todo es un toma y daca, un debe y un haber donde cualquier acto, palabra u opinión hay que cobrarla, si no con creces, sí sin perderle nada. Y una cuarta y última cosa: quizá no somos merecedores de eso que recibimos, la generosidad del otro nos desborda, va más allá de nuestros merecimientos. Por lo tanto, lo que recibimos no sólo es gratuito, sino que es un don, un regalo.

Habría que probar, aunque fuera solo por un día, a hacer un pequeño experimento de gratitud. Levantarnos una mañana y no caer en todo lo que nos falta (que casi siempre son cosas sin importancia); olvidar nuestros pequeños fastidios y problemas (que en su mayoría son nimiedades), sino en hacer inventario de todo lo que tenemos, que es mucho más de lo que creemos. Tenemos nuestro propio cuerpo, en el que cada miembro es tan importante; tenemos a los demás (la familia, los amigos); el trabajo y las relaciones sociales; las cosas que de las que nos valemos. En una palabra, la vida. Todo esto se nos ha dado gratuitamente. Dar las gracias por ello es lo más lógico que podemos hacer. Del escritor católico Chesterton escribió Borges: Pensó [&] que el mero hecho de ser es tan prodigioso que ninguna desventura debe eximirnos de una suerte de cómica gratitud.

Publicado en Diócesis (Obispado de Málaga)

Quizás este texto resuma muy bien lo que os queremos decir a todos los que visitáis este blog "voluntariado consolación".Gracias porque en 2 años que se inició esta aventura de poder explicar,informar lo que hacemos con aquellos que más nos necesitan, ya son 12.400 visitas y gracias a vootr@s seguimos trabajando en este blog.También agradacer a los que nos visitáis de fuera de España, a todos ¡GRACIAS!. Pero vais a permitirnos dar las Gracias a Dios por cada uno de los voluntarios,por su historia,por su entrega,por su disponibilidad.En fin, ojalá todos podamos experimentar esa gratitud.

1 comentario:

francisca dijo...

Yo quiero dar las GRACIAS a todas las personas que hacen posible que este Voluntariado pueda seguir adelante ¡¡¡GRACIAS!!! Gracias a los voluntarios, por su amistadad,por su compañerismo; Gracias a los enfermos, porque de ellos aprendemos de su fortaleza y recibimos mucho más de los que damos; gracias a los familiares, por el aliento que nos dan y gracias a todo el personal del hospital porque gracias a ellos podemos hacer nuestra labor.´
¡Cuántas veces tenemos que gar gracias!