domingo, 31 de octubre de 2010

BIENAVENTURANZAS DE LA SONRISA

Felices quienes ofrecen cada mañana una sonrisa a la primera persona que se cruza en su camino.


Felices quienes derrochan sonrisas, pues sólo este exceso podrá vencer la distancia, los muros y las apariencias.


Felices quienes han descubierto que una sonrisa no cuesta prácticamente nada y en cambio produce frutos imprevisibles.


Felices quienes después de vivir unos malos momentos renueva el ánimo con la sonrisa y la cercanía del amigo.


Felices quienes no piensan en el valor del mercado por cada sonrisa que ofrecen, sino que las reparte a quien la necesita y reconoce su utilidad en el momento que la regala.


Felices quienes se han dado cuenta que una sonrisa es un bálsamo que produce milagros y está indicada contra la tristeza, la apatía, la desesperanza y la dureza de corazón.


Felices quienes saben que una sonrisa ofrece serenidad ante el cansancio de la vida, da nuevo vigor a la persona que la recibe y renueva su ánimo.


Felices quienes han experimentado que repartiendo cada día más sonrisas no se empobrecen, sino que aumenta su felicidad al enriquecer a quienes las reciben.

MIGUEL ÁNGEL MESA
ecleSALia.net