jueves, 6 de diciembre de 2012

¡Atrévete, entremos!

Con el lema "¡Atrévete, entremos!", desde Córdoba presentamos este año el proyecto de Voluntariado y de Pastoral, con una misión común:

Evangelizar de palabra , de obra y sobre todo a través del testimonio, ayudar al anciano/a a vivir con serenidad esta etapa de su vida y acompañarle en todo lo posible en sus sufrimientos y en el paso definitivo al final de su vida. Un reto que se nos presenta, y en el que todos estamos implicados; hermanas, jóvenes, personal de la residencia, familiares y voluntarios.

Para conseguirlo nos hemos planteado unos objetivos:
  • Fomentar la formación en el equipo de pastoral: Especialmente los jóvenes debemos formarnos para esta misión. En la persona mayor van apareciendo  con más fuerza algunas necesidades: necesidad de seguridad, necesidad de amor y afecto, necesidad de consideración y estima, necesidad de seguir viviendo una vida que tenga sentido, necesidad de esperanza, necesidad de Dios. La pastoral del anciano tiene que estar orientada al crecimiento de la espiritualidad de esa edad, es decir la espiritualidad de ese renacimiento que el mismo Jesús indica al anciano Nicodemo  a no dejarse detener por su vejez y a renacer a una vida nueva, pletórica de esperanza. Para transmitir nosotros esa esperanza, es necesario que nuestra relación con el Señor crezca cada día más, procurando encuentros con Él, personales y en grupo. "Consolados para consolar".
  • Potenciar la participación del anciano en la preparación de las celebraciones litúrgicas. (Reuniones semanales de lectura del evangelio para la misa dominical, estimular la participación, ensayos de cantos con ellos, que ellos se sepan).
  • Profundizar y descrubrir la importancia de los tiempos litúrgicos. En los tiempos fuertes, con las celebraciones diversas (Vía crucis, Adviento, mes de Mayo...).
  • Descubrir la importancia de vivir en valores humanos y cristianos en las relaciones con ellos. Empatía, aceptación incondicional, capacidad de escucha, trato cariñoso y afectuoso, apoyar vivencias de fe, ayudar a deshacer dudas e ideas negativas, en definitiva, consolar atendiendo siempre a la realidad de cada persona.

No hay comentarios: